Piensa antes de actuar y no dejes promesas sin cumplir.


Habla simplemente cuando sea necesario.

Piensa lo que vas a decir antes de abrir la boca.

Sé breve y preciso, ya que cada vez que dejas salir una palabra, dejas salir al mismo tiempo una parte de tu “chi”.

Nunca hagas promesas que no puedas cumplir.

No te quejes y no utilices en tu vocabulario palabras que proyecten imágenes negativas, porque producirá alrededor de ti todo lo que has fabricado con tus palabras cargadas de “chi”.

De esta manera, aprenderás a desarrollar el arte de hablar sin perder energía.

Texto taoísta.

In this article

Join the Conversation