Hace cuatrocientos años en Japón, un sacerdote Zen recogió su pluma de caligrafía y pintó un pergamino alabando las Diez Virtudes del Incienso.


Hace cuatrocientos años en Japón, un sacerdote Zen recogió su pluma de caligrafía y pintó un pergamino alabando las Diez Virtudes del Incienso. Aunque no sabemos quién era este monje, sabemos, por su escritura, que él tenía un gran aprecio por la fragancia. Conforme va creciendo la popularidad de la aromaterapia, los aceites esenciales y el incienso, es aconsejable tener en cuenta sus observaciones.

1. Trae comunicación con lo trascendente.

Las ofrendas fragantes a la divinidad siempre han sido una parte importante de cada ceremonia o ritual devocional: una gotita de escencia de frankincienso en el incensario; un incienso de sándalo en el altar; una pizca de salvia blanca sobre las rocas en una “sweat lodge” (temazcal); un plato de humeante de palo santo en una ceremonia Andina de curación: éstas son las expresiones universales de deseo de la humanidad para comunicarse con los reinos espirituales.

Pero, ¿cómo una fragancia nos permite comunicarnos con lo trascendente? ¿Acaso forma un puente entre el mundo material y no material simbolizado tan perfectamente por el humo que se eleva en el aire? ¿Atrae seres benéficos que aman la fragancia, sabor y la apariencia de las ofrendas?¿Afecta a nuestra química cerebral, la creación de estados superiores de claridad mental y las emociones “sáttvicas”, con lo que nos acerca a lo inefable? ¿Le da sustancia a las oraciones que pronunciamos, o le da forma externa de nuestros pensamientos internos?

Estas son todas las formas en que las personas, a través de los tiempos, han explicado los poderes de la utilización de la fragancia para la comunicación con lo trascendente:

2. Se refresca la mente y el cuerpo.

Las fragancias botánicas puras, especialmente los aceites esenciales, nos pueden dar una amplia gama de beneficios tanto físicos, como emocionales. Los más refrescantes son los aromas cítricos como: el limón y la toronja, así como los aromas de coníferas como: la picea, pino y abeto. Pero lo refrescante también puede provenir de la relajación y el descanso profundo, con la asistencia de aromas como: lavanda, salvia, jatamansi y geranio. También puede provenir de las especias utilizadas en la elaboración de los inciensos, tales como: clavo, canela y alcanfor. Las fragancias dulces son particularmente refrescantes también, el Charaka Samhita del Ayurveda nos dice: “Olores dulces manienen la juventud, el vigor y dan una larga vida, son rejuvenecedoras, y aumentan el placer sensual”.

3. Se elimina impurezas.

Las plantas aromáticas y los aceites esenciales son algunas de sustancias antimicrobianas más potentes del mundo. La purificación de la toxicidad atmosférica y la limpieza de los patógenos transportados por el aire, es uno de los mayores beneficios de estas fragancias, especialmente los aceites esenciales utilizados en difusores. Las fragancias botánicas también levantan el espíritu de la depresión y calman la mente agitada, la eliminación de las impurezas del estrés y la infelicidad de nuestra conciencia.

Existen muchos productos de incienso y de aromaterapia, tales como velas perfumadas están contaminados con productos químicos aromáticos sintéticos, que pueden causar dolores de cabeza, alergias e incluso, el cáncer. Es por eso que debes usar inciensos de alta calidad, esto es muy importantes para poder entregar los beneficios y resultados que esperamos y que no sea contraproducente, es decir, contaminar más nuestra atmósfera.

4. Trae el estado de alerta.

Algunas fragancias botánicas pueden actuar como estimulantes suaves para el sistema límbico del cerebro, aumentando el estado de alerta y concentración, para la mejora en la capacidad de aprendizaje, mejorar la memoria y ayudar a muchas otras funciones cognitivas. Una amplia gama de aceites esenciales e inciensos te puede ofrecer estos beneficios: el Romero y Melissa.

5. Es un compañero en la soledad.

La soledad es la morada de aquellos que buscan la comunión con lo trascendente y los que buscan un refugio en la quietud de la contemplación interna, lejos de la distracción de las ruidosas multitudes.

Sea estar solitario en una cueva, una celda del monasterio, en el bosque, en el desierto, etc., la mística disfruta de la compañía del aroma flotante del incienso. La aspersión de una pizca de polvos aromáticos sobre las brasas mientras meditamos hasta altas horas de la noche, nos lleva a ser como nuestro sacerdote Zen: el que practica la escucha del incienso.

6. En los momentos muy estresantes, nos trae un momento de paz.

Para aquellos que no pueden abandonar sus responsabilidades mundanas, el simple ritual de encender una varilla de incienso o llenar un difusor con algún aceite esencial, es una muy buena forma de escapar de los confines de las rutinas y pensamientos habituales.

7. Cuando es placentera, uno no se cansa de ella.

Nos cansamos de nuestra rutina diaria, pero nunca nos cansaremos de los benditos aromas de la naturaleza. Por eso, buscamos aromas que nos traigan recuerdos o placer a nuestra mente: la fragancia de las flores de azahar que nos recuerda al aire de California del Sur, la alpina frescura de los bosques de coníferas, el jazmín que florece en los patios y nos trae recuerdos de nuestra infancia.

8. Con poco, estarás satisfecho.

Sólo una pizca de polvo de madera de agar, llenará toda una sala de meditación al instante de profundización, de concentración y de alegría a todos los presentes. Sólo se necesita una varilla de incienso para transformar un hogar caótico en un templo.

9. La edad no cambia su eficacia.

La edad afecta todo; esta es la ley de la impermanencia que nuestro anónimo monje debe conocer bien. Algunos ingredientes del incienso y algunos aceites esenciales, como los cítricos, se degradan alrededor del año, sobre todo si no se almacenan correctamente. Otros, como el aceite de rosa y el frankincense, tienen una vida útil por muchos años.

Los aceites aromáticos y ungüentos descubiertos en tumbas del antiguo Egipto, aún tenían su fragancia a pesar de sus miles de años. Las resinas, como las utilizadas en el embalsamamiento de sus momias, no se deterioraron, y su aroma continúa a través de los milenios. Cuando se hace correctamente, utilizando ingredientes de alta calidad, es posible capturar y purificar los ingredientes aromáticos en formas que hacen que el incienso sea de muy larga duración. Incluso algunas fragancias o aceites esenciales como: sándalo, vetiver, pachulí y madera de agar, mejoran con la edad, llegando a ser invaluables tesoros después de cien años.

10. Utilizarlo todos los días, no hace daño.

En los días de nuestro desconocido monje, los ingredientes del incienso y de los perfumes se derivaron de plantas y, por lo tanto, era relativamente inofensivo. Ahora, debemos tomar muy encuenta de dónde provienen y dónde compramos los inciensos por la toxicidad que estos puedan tener.

Los ingredientes tóxicos con los que ahora se hacen muchos tipos de incienso, aceites esenciales, perfumes y productos de aromaterapia son peligrosos para la salud. Sin embargo, las palabras del monje siguen siendo ciertas, si se modifica ligeramente su declaración: “Si se utiliza todos los días, Koh pura no hace ningún daño”.

En este artículo:

Únete a la conversación