Los efectos tranquilizantes del incienso, han sido demostrados por un estudio en el que se señala que el incienso puede ayudar a aliviar la ansiedad y la depresión por sus propiedades psicoactivas y antidepresivas.


Desde hace siglos, la quema de incienso se ha utilizado para crear una atmósfera de paz y calma, así como también, como parte de los ritos religiosos y espirituales por sus efectos tranquilizadores y beneficiosos para el alma.

Los efectos tranquilizantes del incienso, han sido demostrados por un estudio en el que se señala que el incienso puede ayudar a aliviar la ansiedad y la depresión por sus propiedades psicoactivas y antidepresivas.

El estudio fué realizado por un grupo de científicos de la Universidad de Johns Hopkins y Hebrew University de Jerusalén y se centró en el efecto del incienso utilizando resina de Boswelia, que ha sido ampliamente utilizada desde hace siglos como incienso.

Los estudios que realizaron sobre el acetato de inciensola, el componente principal de la resina de Boswellia, en ratones, determinó que esta sustancia tiene un efecto en la parte del cerebro que regula las emociones, al mismo tiempo que se encontró que el incienso promueve un estado intenso de relajación.

Así como el incienso se ha utilizado durante siglos con fines místicos, en la actualidad se puede utilizar como una práctica terapia para el tratamiento de los trastornos de depresión y ansiedad, pues según ha determinado la ciencia éstas sustancias pueden tener efectos neurológicos.

A parte de las propiedades antidepresivas del incienso también posee otros beneficios como:

  • Reduce la presión arterial.
  • Ayuda con el insomnio.
  • Sirve como antiséptico.
  • Puede ayudar a tratar la fiebre, tos, náuseas y dolores de cabeza.
  • Estimula la concentración y la creatividad.

Por todo ello, la próxima vez que te sientas con ansiedad, depresión o con un bajón emocional o físicamente, puedes probar a prender un incienso, y en solo unos minutos, podrá ayudarte a relajarte así como a cambiar tu estado de ánimo.

Fuente: ignisnatura.net

En este artículo:

Únete a la conversación