Los 7 chakras y los 8 círculos energéticos

7 Chakras

“Reconciliar las emociones conscientes y subconscientes en el sitio específico de cada chakra, creará un flujo de energía y de personalidad en el que el ser humano sea consciente y no se derrote al seguir sus objetivos conscientes”. Yogi Bhajan.

Etimología del término

La palabra sánscrita chakrá significa ‘círculo’ o ‘disco’.
cakrá, en el sistema AITS (alfabeto internacional para la transliteración del sánscrito).

चक्र, en escritura devanagari del sánscrito.

Pronunciación:
/chakrá/ o /chakrám/ en sánscrito.1
/chákra/ en inglés y en otros idiomas influenciados por este, como el español.
[ˈtʃʌkrə̃] en AFI (alfabeto fonético internacional).

Etimología: ‘círculo, disco, rueda’; proviene posiblemente de la raíz sánscrita char: ‘moverse [las personas, los animales, el agua, los barcos, los astros]’; o de la raíz sánscrita kri (según Panini, en el Nirukta, 6.1.12) y el Kashiká-vritti). A su vez el término chakram deriva del idioma protoindoeuropeo *kweklos (/kuéklos/), de la que derivaron:
el griego antiguo kyklós
esta palabra griega generó la palabra española ciclo.
el latín circus (/kírkus/ o /chírkus/) y círculus (/kírkulus/ o /chírculus/) y
esta palabra latina generó la palabra española «círculo».
el protogermánico *hwel- (/juél/).
esta palabra germánica generó la palabra inglesa wheel (/uíil/).

Los seis chakras del hinduismo

Según el Sanskrit-English Dictionary del británico Monier Monier-Williams (1819-1899), los chakrás no son siete sino seis:
mula-adhará (‘sostén de la raíz’), la zona entre el ano y los genitales.
sua adhisthana (‘su-propio lugar-de-estar’), la región umbilical.
maní-pura (‘joya-ciudad’), la punta del estómago o epigastrio.
an-ajata (‘no-herido’ o ‘no-golpeado’), la raíz de la nariz.
vi-shudha (‘muy puro’), el hueco entre los senos frontales (dentro de la nariz).
agña-akhia (‘conocer por el entendimiento’), el bregma (unión de las suturas coronal y sagital, en el cráneo); en esos huecos se supone que existen varias facultades y divinidades.

Orígenes y desarrollo

En dos antiguos Upanishad hinduistas —el Yoga-kundalini-upanishad (siglo II d. C.) y el Yoga-tattua-upanishad (siglo XV d. C.) se menciona fugazmente a los chakrás.

También en la creencia vashraiana del budismo tibetano (aproximadamente de la misma época) también se los menciona.

Con otros nombres, hay otros centros de energía corporal en otras tradiciones, incluyendo la medicina china, la cábala judía y el sufismo islámico.

Los chakras en la teosofía

A fines del siglo XIX, la teosofía —en su acercamiento al hinduismo— mostró un creciente interés por los chakrás. Hay una extensa literatura acerca de estos temas, sin ningún fundamento científico.

En la creencia teosófica tántrica tiene importancia un libro muy detallado, escrito por Arthur Avalon (nombre artístico del británico John Woodroffe), titulado The Serpent Power (El poder de la serpiente, en español), que dice ser la traducción de dos textos sánscritos desconocidos: el Sat-chakrá-nirupana (‘apariencia de los seis chakras’) y el Padaka-panchaka. Woodroffe nunca presentó pruebas de la existencia de esos textos en sánscrito.

A fines del siglo XIX, Woodroffe —pese a sus posturas preternaturalistas— suponía que los chakrás se correspondían en gran medida con los plexos nerviosos. Otros han supuesto una relación con algunas glándulas endocrinas, por lo que atribuyen a la ejercitación de los chakrám la generación de algunas hormonas.

Muchos creen en la existencia real (aunque «espiritual») de estos elementos. Mircea Eliade (1907-1986) le llama «fisiología sutil». Otros opinan que los chakrám son meras alegorías para practicar una especie de autohipnosis yóguica, a fin de lograr el samadhi (la ‘absorción completa’, conocido también como «enstasis», según Eliade, o «isolación», según Oursel.

Localización de los siete chakram en el cuerpo humano, según la teosofía. (En el hinduismo aún no se conocía el séptimo chakra, de la coronilla).

Estas ideas fueron desarrolladas por el esoterista C. W. Leadbeater en su libro ‘Los Chakras’, que se refiere a sus propias reflexiones acerca del tema. Después, muchos escritores contemporáneos han escrito su opinión acerca de los chakrás con grandes detalles (que generan una impresión de verosimilitud), incluyendo su apariencia y sus variadas funciones.

Los chakras se encuentran en los cuerpos sutiles del ser humano, llamados kama-rupa (‘forma del deseo’) o linga sharira (‘cuerpo simbólico’).

En la India se creía que el aire aspirado (prana) recorría el cuerpo, dándole fuerza. La función de los chakras era la de recibir, acumular y distribuir esos aires. En Occidente no se considera que el prana sea aire sino una forma de energía invisible e inmensurable.

Los chakras se describen[cita requerida] alineados desde la base de la columna vertebral, o, más exactamente en un nadi central a lo largo del raquis y hasta la mollera o vértex, llamada abadhuti. En el chakra muladhara (en el ano) yacería dormida la serpiente Kundalini (invisible e inmensurable).

El propósito del yoga tántrico es elevar esta serpiente invisible a través del canal central pasando por los chakras, hasta lograr que se una con Brahman (el dios abstracto) en el chakra superior.

No seis, sino siete chakras

En el marco de la teosofía (creencia esotérica occidental contemporánea) se considera que los chakras no son seis sino siete, siendo el séptimo el sajasra-ara (‘mil-rayos [de una rueda]’), con la forma de una flor de loto invertida, que se encuentra en la cabeza. Este, por ser el último, se considera a veces el más importante o a veces el menos importante.

Descripción de los chakras en la teosofía

A cada chakra se le asignaría un color; son visualizados como flores de loto con distinta cantidad de pétalos en cada chakra. Cada uno de estos centros se asemejaría a una flor abierta y poseería ciertos colores. Asignar los siete colores de la luz visible a los siete chakras, y en el mismo orden en el que aparecen en el espectro (rojo para el primer chakra, naranja para el segundo, amarillo para el tercero, etc.) es una mera conjetura occidental que no tiene base alguna en la tradición yóguica o tántrica, ni en la experiencia que mencionan los yoguis, ni en las representaciones pictóricas tradicionales de Oriente.

7: Sajasrara chakra

chakra: Sajasrara (सहस्रार), en la coronilla
color: Blanco o violeta; puede adquirir el color del chakra dominante trascendencia,
funciones: conexión con la divinidad
elemento asociado: espacio
dios: Parama Shivá
mantra: om

El sajasra-ara es el chakra del sentido, el chakra maestro que “controla” a los demás. Filtra la energía cósmica recibida distribuyéndola a los restantes. Simbolizado por un loto con mil pétalos, se localiza —completamente invisible— encima de la cabeza, fuera del cuerpo. Se relaciona con la glándula pituitaria o hipófisis y rige sobre el sistema nervioso central y periférico. Este chakra es junto al 6: trabajan intrínsecamente ligados y ambos son los dos chakras corpóreos que permiten la conexión con esferas superiores de consciencia. Se encuentra en desequilibrio mientras se experimenta confusión, depresión, alucinación, un trauma profundo de origen emocional o físico, o fobias.

6: Agñá chakra

chakra: Agñá, आज्ञा, tercer ojo
color: indigo o añil
funciones: intuición, percepción extrasensorial
elemento asociado: luz
dios: Shambhú
mantra: ksham

El agñá chakra se relaciona con la glándula pineal o epifisis. Agñá es el chakra del tiempo, la percepción espiritual y luz. Simbolizado por un loto con dos pétalos. También llamado “tercer ojo”.

5: Vishuddha chakra

chakra: Vishuddha (विशुद्ध), en la garganta
color: azul
funciones: habla, autoexpresión y crecimiento
elemento: éter
dios: Sada Shivá
mantra: ham

El vishuddha chakra se relaciona con la comunicación y el crecimiento; siendo el crecimiento una forma de expresión. Simbolizado por un loto con dieciséis pétalos. Ligado al sistema respiratorio: nariz, garganta, oído, laringe, tráquea, bronquios, pulmones. En el uso de kundalini, cuando el practicante (yogui) envía la energía kundalini a este chakra, desarrolla siddhis (poderes extrasensoriales). La capacidad de clariaudiencia tiene que ver con este chakra. Los occidentales creen que este chakra está relacionado con la tiroides, una glándula en la garganta que produce distintas hormonas responsables del crecimiento y el desarrollo. Como desbalance del chakra 5 se hace uso de palabras hirientes, se puede tener problemas en los órganos consecuentes o puede uno ahogarse en sus propias emociones (asma).

4: Anajata chakra

chakra: Anajata (अनाहत), en el corazón, en los pulmones
color: verde
funciones: devoción, amor, compasión, sanación
elemento: aire
dios: shiva
mantra: iam

El An-ajata chakra se relaciona con la compasión, el amor, el equilibrio y el bienestar. Rige el sistema circulatorio. En desequilibrio, trae aparejados problemas cardíacos o circulatorios, especialmente hipertensión y a nivel emocional trae como consecuencia la manipulación, inestabilidad emotiva y emocional: se reprime la expresión natural del amor. Es simbolizado por un loto de doce pétalos.

3: Manipura chakra

Manipura (मणिपूर), en el plexo solar
color: amarillo
funciones: mente, poder, control, libertad propia
elemento: fuego
dios: Visnú
mantra: ram

El manipura chakra se encuentra en el plexo solar, su elemento es el fuego, fortalece nuestra voluntad y fuerza. En Yoga Kundalini es donde con fuerza controlamos nuestras grandes emociones y a kundalini, para ser depositada en el chakra del amor; se relaciona con la digestión y comprende a los organos involucrados en ella. El mal uso del poder personal, el control, la ejecución y autoimagen es el estado emocional que se refleja en su desequilibrio. La ira, el miedo, el odio son emociones destructivas retenidas por este vórtice no procesándolas, pudiendo originar cáncer, que carcome pudiendo corroer a todo órgano a excepción del corazón.

Está simbolizado por un loto de diez pétalos y está relacionado a las glándulas suprarrenales y páncreas.

2: Suadhisthana chakra

chakra: Suadhisthana (स्वाधिष्ठान), en el hueso sacro
color: naranja
funciones: emoción, energía sexual, creatividad
elemento: agua
dios: Brahmá
mantra: vam

El suadhisthana chakra Ubicado al nivel del coxis, representa la fuerza física y la fuerza vital dirigida al cerebro. El elemento que rige a este vórtice es agua, y como tal la luna es el cuerpo celeste que lo regula también. Comprende al sistema genitourinario incluyendo a los riñones. se relaciona con la sexualidad y la creatividad desde el arte hasta la creación de la vida misma. En desequilibrio puede inducir al abuso desde las comidas, en demasía o en falta, abuso del sexo o impotencia, violencia y adicciones de todo tipo. Simbolizado por un loto de seis pétalos. Se relacionaría con las glándulas gónadas y es el denominado chakra kármico, puesto que en la intimidad tanto en la pareja como en la familia, hace generar situaciones y sentimientos muy profundos, y de aprendizaje.

1: Muladhara chakra

chakra: Muladhara (मूलाधार), en la próstata
color: rojo
funciones: instinto, supervivencia, seguridad
elemento: tierra
dios: Ganesha
mantra: lam

El muladhará chakra (‘sostén de la raíz’) Iniciador de la vida, centro del desarrollo físico, la raíz que nos conecta con el sentido práctico y material del mundo en que nos movemos. Se representa con un loto de 4 pétalos y se encuentra entre el ano y los genitales. Cuando la energía vital que emana del mismo no es suficiente hay violencia, avaricia, enojo e inseguridad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]